Mamá, quiero ser artista... ¡zas!

Nací para romper moldes, pero solo he roto de todo…., menos moldes. ¿Qué le voy a hacer?

Quizás no nací en el momento, lugar y año. El caso es que me falta tiempo, experiencia y mucho conocimiento para poder crear y desempeñar mis ideas. Además soy pequeña, exigente y carezco de una desarrollada capacidad ¡La paciencia!

No me desespero…, bueno solo a veces. Me calmo cuando me digo: –Shiva no lo puedes hacer todo, ¡Juega y diviértete! – Y esto es lo que he hecho con el asunto del cine y alguna que otra idea.

Recuerdo que tenía 8 años y estaba ansiosa por imitar las escenas de María Félix. En una película, María pasó de tener unas cejas anchas a tener unas cejas mínimas, yo memorice la escena completa y tenía enormes ganas de hacerla. Así que aproveché que mi madre se vino a Madrid y con una maquinilla de afeitar de mi padre, me afeite las cejas, me vestí con una combinación, negra preciosa de mi madre y coloqué unas piedras en un sostén e hice la maravillosa escena. Cuando mamá regresó de Madrid, mi vida dio un pequeño giro por la torta que me propinó. Ya nunca tuve cejas en condiciones, pero tomé la decisión de ser actriz.   

Vine a Madrid con 13 años, me hice el carnet de extra en los estudios Broston, en la calle de Barquillo. ¡Fui la chica más feliz del mundo! No había escuela de Arte Dramático, pero llegué a recibir clases magistrales de algunos directores, grandes actores y a trabajar en pequeños papeles, ¡Y cuando comencé a despuntar un poco, tuve a mi primera hija! No quería dejarlo, era mi otra vida, pero… Un día, recuerdo que me tuve que llevar a mi hija a rodar “La Señora García” de Adolfo Marsillach, en Prado del Rey. Metida en una mochila y a la espalda, me la llevaba, y como era un bebé de seis meses, muy simpática, se iba con cualquiera que jugase con ella… Incluso había compañeros que se peleaban por cogerla. Yo me confié y en un descanso fui por mi hija y había desaparecido del estudio. ¡Terror! ¡No podía ser! La encontré en brazos de Antonio Ferrandis y la señora Quintilla, que en esos momentos estaban rodando “Vientos del norte”, y mi niña estaba comiendo unos sopones de leche como si llevase seis meses sin comer. ¡No me lo pude creer! La niña era feliz, yo quedé muerta. Ella habitualmente comía fatal. El caso fue que el bebé que tenía que actuar ese día, les faltó, y lo hizo mi niña.  Lo conté en casa y no parece que gustase mucho, por lo que tuve que dejar mi futura carrera y hacer otras cosas.

No me arrepentí, tenía demasiadas cosas por hacer. Pasado un tiempo hice trabajitos amateur, pero ya dejando a un lado la profesión.

Me dediqué a la empresa, a escribir, investigar el mundo de los sueños y las Capacidades de la mente. Pero un día de 2011, había escrito un libro de relatos largo y el primer relato era de terror psicológico: “La Dama del Llanto Negro”. Me embrujó la temática y decidí en dos minutos hacer un corto de este relato. Escribí el guión y la duración del corto era de 20 minutos. Comencé a buscar actores, ropa de los 60, 70, 80 y hasta el 2010, por Madrid. Estudié la peluquería, maquillajes, decorados, fotografía, diálogos, ensayos… Después me volví loca, enloquecí a mi esposo y a parte de mi familia. Lo peor es que en un mes, estaba rodando…pero no un corto, ¡una película de 1 hora y 20 minutos!, con 25 actores, tres cámaras, maquillando, peinando, vistiendo y solo los sábados y algunos domingos. Jamás trabajé tanto… creo. La gente estaba metida en sus papeles, disfrutando, menos mi esposo que andaba con zapatos cómodos y una gran dosis de desesperación. Tres meses duró el rodaje y un año el montaje y el sonido. Alberto Rojas hizo la edición, y  Elías Fraguas el sonido y Música. Pero ahí está la película, mi ópera prima. Eso sí con un número elevado de errores, pero se puede ver, comprender y hasta tiene efectos especiales y rebosa y huele a esfuerzo, ilusión, diversión y cantidad de mensajes. 

Con todos los de ‘AIQUEPEDROÑERAS’

Unos años después escribí unos guiones de entremeses y los intenté rodar, pero no ha sido posible, excepto en fiesta y en casa. “La invasión de los humanoides en China”, “Maldición aramea”, algo de teatro amateur y en el año 2016 ruedo un corto en el Pueblo de las Pedroñeras “Aique Pedroñeras,” costumbrista. Doy las gracias a los actores amateur que colaboraron, al Ayuntamiento, a mí familia, a los establecimientos, y al pueblo. Sin ellos nada hubiese hecho. 

Quizás siga algún día…..

Shiva Castellanos

LA DAMA
DEL LLANTO NEGRO

Había escrito un libro de relato largo y el primer relato era de terror psicológico: “La Dama del Llanto Negro”. Me embrujó la temática y decidí en dos minutos hacer un corto de este relato. Hice el guión y la duración era de 20 mnts. Comencé a buscar actores, buscar ropa, de los 60, 70, 80 hasta el 2010, por Madrid. Estudiar la peluquería, maquillajes, decorados, fotografía, diálogos, ensayos. Después me volví loca, enloquecí a mi esposo y parte de mi familia…

INVASION HUMANOIDE
EN CHINA

Unos años después hice unos guiones, de entremeses y los intenté rodar, pero no ha sido posible, excepto en fiesta y en casa. “La invasión de los humanoides en China”, “Maldición aramea”, algo de teatro amateur y en el año 2016 ruedo un corto en el Pueblo de las Pedroñeras “Aique Pedroñeras,” costumbrista.

MALDICION ARAMEA

dos monólogos y un poema dedicado a algunos hombres

Poème/Poema: Pétales de fleurs fanées/"Pétalos de Flor marchita" :

Más de mis mundos

Más razones para leer... o escuchar

Sobre mi

Un tópico: me daría para un libro, pero ya he escrito 17... Y los que me quedan. Aquí tienes retales de mi biografía.

Mi blog

Mis opiniones, mis certezas o mis dudas, mis aciertos o desaciertos, mis miedos... Vamos, mis pensamientos....

Los Kakaimato

Nació como ente tangible, en un momento de placer del pensamiento: como todo hijo. El deseo era tan grande...