Forúnculo 146

– ¡Nena, que te matas! Pero ¿cómo te has caído tan tontamente?

– ¡Pues con los pies! ¿Estás ciego o qué? Tengo cosas que hacer, gracias, no puedo irme de cañas. Los chicos tienen tareas escolares. Ya sabes, ¿No? Pues aponerse las pilas.

– ¡Vale, vale! Pues nada, nos la tomamos en casa. Me ducho y pongo con los deberes. ¡Paquita!, por favor, que los niños se sienten en la mesa del comedor y esperen.

– Sí, señor. –¿Cerveza?, que se lo cree usted –

– ¿Cómo dices Paquita? – ¡Nada, nada!, pensaba en voz alta, señor.

– Paquita, yo sí, te he oído. ¿La maldad es una capacidad? Y sí, se desarrolla con la práctica, ésta se convierte en una MAESTRÍA INFERNAL. Es una energía que come de ti, y con el tiempo te devora. Estas capacidades hay que conocerlas y esconderlas bajo llave.

– Señora, no soy mala, solo que no me puedo reprimir, pensar lo que usted puede estar pensando. Los celos son una capacidad de conservación, pero deberían desarrollarse en pequeñas dosis de sufrimiento. De lo contrario, nos envenenan.

– ¿Qué pasa, qué sabes mucho de eso? ¿O no?

– Un poco, y de la agresividad y violencia que generan también. Además la sangre no llegó al río aun.

– No, pero ya hay cortes, por los que se empieza a salir. ¡Además!, que me dejes de dar consejos, Paca. Paca, el matrimonio es una mierda, la lívido sexual de los tíos babea con la variación de mujeres. Es la única disciplina erótica que no está sujeta a la formación educativa. Por este motivo y otros las parejas se privaran en el futuro… de igualdad sexual.

Publicado en Redes Sociales del 5 al 12 de diciembre


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *